Las listas de Internet

Medios y blogueros realizan cientos de rankings de todo tipo y aprovechan las posibilidades interactivas de la Red

¿Quiénes son las personas más famosas? ¿Y los mejores coches? ¿Los blogs más relevantes? La costumbre de realizar clasificaciones, listas y rankings ha encontrado en la Red un entorno ideal. Esta forma de dar la información prolifera tanto en los medios “online” como entre los blogueros, que la aprovechan para lanzar consejos y también para clasificar los blogs con más audiencia.

Las listas encuentran su hábitat

Las listas suponen una forma atractiva de presentar la información

Las listas y las clasificaciones de todo tipo inundan la Web, aunque no se trate de una idea original de la propia Red. Los medios escritos, la televisión y la radio las han utilizado desde hace años como gancho para atraer la atención sobre cualquier tema, y es un hecho constatado que los reportajes con alguna lista del estilo de “los hombres y mujeres más millonarios del mundo”, “los más influyentes” o “los más elegantes” acaparan la atención del público y de los demás medios, que muestran los datos y los ascensos y descensos de los personajes en dichas clasificaciones.

En Internet, las posibilidades de realizar listas se multiplican al mismo ritmo que el número de personas que se animan a publicar un blog. Su temática es amplía y pueden ir desde las listas de consejos hasta las clasificaciones más diversas. Además, la Red permite que los propios lectores contribuyan con facilidad a elaborar cada clasificación de manera participativa.

Álvaro Ibáñez: “Las listas le gustan a la gente y se las inventa de cualquier tema, aunque otra cosa es que tengan sentido”

Los blogueros aprovechan que estas clasificaciones suelen ser subjetivas para emitir su opinión sobre lo que desean. “Las listas le gustan a la gente y se las inventa de cualquier tema, aunque otra cosa es que tengan sentido”, apunta Álvaro Ibáñez, uno de los editores del blog de tecnología e Internet Microsiervos.

Ibáñez, que se declara un aficionado a las estadísticas, ha constatado con frecuencia que las anotaciones de los blogs con más éxito entre los lectores son las que contienen listas de consejos, del estilo de “las diez cosas imprescindibles que se debería hacer para tener una bonita página web”.

Los medios “online” también se apuntan

Diferentes medios “online” se han apuntado a esta moda de realizar listas. Algunos como 20 Minutos potencian la interactividad y permiten que los propios usuarios las elaboren y las propongan a los demás, que pueden votar y dejar comentarios. Así, en este sitio se encuentran clasificaciones como “Las mejores cantantes de la historia”, “Lista de ciudades con encanto de España”, “¿Cuál es la mejor película de Quentin Tarantino?” o “Conectados en el trabajo. ¿Qué haces en el trabajo?”.

Una incorporación reciente a esta nueva tendencia ha sido LaListaWip, una iniciativa apadrinada por la empresa editora de El País que trata de descubrir quiénes son las personas más relevantes en Internet. Según la clasificación principal de popularidad cuando se escribía este artículo, George Bush encabezaba la lista, seguido a distancia por Britney Spears y Barack Obama. Se situaban un poco más retrasados Paris Hilton y Hillary Clinton.

José Antonio del Moral, director general de Alianzo, una empresa dedicada a las redes sociales y que realiza una clasificación de los blogs más populares, no cree que estos datos resulten interesantes. “Que Britney Spears sea de las más nombradas no me parece muy relevante desde un punto de vista informativo”, señala. Ibáñez, por su parte, opina que este servicio sólo pretende “que la gente lo vea y pase el rato”.

Diferentes listas

Las listas suponen una forma atractiva de presentar la información. Un gancho que permite a los lectores comparar personas, servicios, productos o sitios web. Con frecuencia coinciden con el final de un año o el comienzo del siguiente y se convierten en citas anuales.

Así, la revista Wired, especializada en tecnología, realiza listas de todo tipo, desde las principales meteduras de pata hasta las “geeks” (aficionadas a las nuevas tecnologías) más sexys. Google lanza todos los años la lista de los términos de búsqueda más frecuentes, la famosa Zeitgeist, y Cnet ha ideado la lista de los peores gadgets tecnológicos del año. Por su parte Forbes, la revista conocida por su clasificación de millonarios, ofrece anualmente la lista de las 25 personas más célebres de la Red.

Rankings de blogs

Los blogueros, personas que por afición se dedican a contribuir con contenidos al gran maremágnum informativo de Internet, siguen con atención las distintas clasificaciones que se realizan de sus bitácoras. Este fenómeno ha llegado a tal punto que medios tradicionales como la revista Time o The Guardian elaboran su propia lista de los mejores blogs.

José Antonio del Moral publica uno de los rankings de blogs más consultados en España. ¿Por qué tienen tanto éxito estas clasificaciones? Del Moral recalca que tiene “más ego” el que escribe en un blog, “porque se expresa en público y normalmente busca un reconocimiento de lo que hace, sobre todo cuando ingresa dinero por ello”. Así, relata que incluso llega a recibir cartas de blogueros que protestan y piden explicaciones cuando descienden puestos en la clasificación.

Realizar este tipo de clasificaciones resulta complicado porque la mayor parte de los blogs no cuenta con los informes de audiencia de empresas como OJD o Nielsen, servicios de pago dirigidos a medios grandes o blogs que han conseguido una repercusión suficiente para ser medibles.

Como casi ningún blog paga por estos servicios y tampoco hace públicos sus datos estadísticos, los creadores de estas listas deben considerar diversos factores y mezclarlos mediante su propia fórmula para conseguir una imagen fidedigna de la audiencia.

Cómo se mide la audiencia de los blogs

“Lo más importante a nuestro juicio es Menéame, sus clones y Digg. Contabilizamos los votos que reciben las noticias que sacan en portada y que proceden de los blogs”, explica del Moral. Dentro de su fórmula secreta también consideran los suscriptores de cada blog en Bloglines, un agregador de RSS que contabiliza cuantas personas están suscritas a un determinado blog. Aunque reconoce un problema en este último parámetro, porque “Bloglines está bajando mucho su número de usuarios”.

En las clasificaciones de blogs también se suele utilizar el número de suscriptores a los RSS, que se puede medir porque FeedBurner, que lleva esta estadística, se ha convertido en un estándar de facto para manejar la sindicación de los blogs. Alexa, que contabiliza la audiencia (aunque sin mucha exactitud), y Technorati, que tiene en cuenta los enlaces entre los blogs, son otros de los ingredientes fundamentales en las fórmulas para clasificar los blogs.

“Lo normal sería considerar ocho o diez datos y darle más peso a unos que a otros. Para mí lo más relevante son los enlaces desde otros blogs, un dato que mide Technorati”, apunta Álvaro Ibáñez, de Microsiervos.

Falta de transparencia

Estas listas sirven para descubrir nuevos blogs y para obtener un esbozo de cuáles son los que más éxito tienen

Ibáñez recalca que una de las contrariedades de este tipo de clasificaciones radica en que no publican con exactitud cuáles son los parámetros que consideran y en qué proporción lo hacen. “Las clasificaciones de Alianzo y Wikio no se sabe completamente cómo funcionan. Otros como Technorati, o antes TopBlogs, sí especifican los parámetros que miden”, subraya.

De todas formas, aunque puedan pecar de cierta inexactitud por una alquimia de datos no concluyentes, estas listas sí que sirven para descubrir nuevos blogs y para obtener un esbozo de cuáles son los que más éxito tienen. “A la gente que no está en el mundillo le permite descubrir rápidamente qué es lo más relevante. Si yo quisiera saber algo de los blogs de Alemania, iría probablemente a un ranking de blogs y miraría los primeros”, comenta Ibáñez.

Listas en Twitter

Twitter, la red social de microblogs, supone un caso curioso en el mundo de las listas. En Twitter cada persona suma contactos (“followers”) a los que le llegan sus actualizaciones diarias y que conforman una audiencia que puede otorgar más relevancia e influencia a un determinado usuario. Por este motivo, han surgido varias iniciativas que elaboran listas a partir del número de seguidores que tiene cada internauta, en un intento de medir su influencia. Así, se pueden encontrar listas como TwitterPoster, TwitterHolic o la clasificación de Alianzo.

Por otra parte, hace menos de un mes fue noticia la decisión de Andrew Baron, uno de los editores del videoblog RocketBoom, de subastar en eBay su cuenta en Twitter y por lo tanto su lista de seguidores, que ascendía a más de 1.600 personas en el momento de escribir este artículo. La idea era que el vencedor de la puja tuviera la posibilidad de inaugurar una cuenta en Twitter con una audiencia considerable. Sin embargo, Baron finalmente se retractó de sus intenciones presionado por sus contactos y ante el miedo de que estos pudieran caer en manos de los spamers. En el momento de su retirada, la puja estaba en 1.500 dólares.

Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s