El coche ya no está solo, sobre el asfalto también está la moto.

LAS MOTOS HAN VENIDO PARA QUEDARSE
La realidad en nuestras calles y carreteras está cambiando. El incremento del tráfico en las zonas urbanas y la falta de tiempo y aparcamiento han hecho que la moto haya pasado de ser un vehículo utilizado por una minoría, a una alternativa al coche durante la semana. El número de estos vehículos en nuestras carreteras ha aumentado en más de 700.000 en los últimos tres años. Pero es más, todos los estudios prevén que el aumento continuará en el futuro.
Actualmente España posee uno de los parques de motocicletas y ciclomotores más grande de Europa, con casi de 5 millones de vehículos.
La moto de pequeña cilindrada se ha venido presentando hasta ahora como ese vehículo ideal. Sin embargo, en los tres últimos años se han matriculado en España ciento setenta mil motos de más de 500 centímetros cúbicos y eso, como advierte el Director General de Tráfico, Pere Navarro, “son muchas motos y muy grandes.”
¿A qué se debe este incremento? Cada vez es mayor el número de personas que viven fuera de las grandes ciudades y cada vez son más altos los niveles de saturación que se registran en los accesos a estos núcleos urbanos por lo que una moto de alta cilindrada se convierte en la alternativa adecuada. Una vez descubierta la comodidad, se descubre también la libertad de la conducción en escapadas los fines de semana.
UNA NUEVA REALIDAD QUE DEMANDA UNA NUEVA FORMA DE CONDUCIR POR PARTE DE TODOS.
El crecimiento del parque de motocicletas ha transformado la realidad de la circulación en calles y carreteras y exige ya y de todos -motoristas y conductores de automóviles- otra forma de conducir.

Las motos requieren de una especial atención por parte de quienes las conducen pero también, al ser más vulnerables que los coches, especial consideración de los conductores del resto de vehículos, que deben tenerlas muy en cuenta.

Mirar los espejos retrovisores es más importante que nunca.
El tamaño de una moto es mucho menor que el de un coche o un camión y es muy fácil que quede oculta en los ángulos muertos. Tenemos que tener en cuenta que el ojo humano busca lo previsible y que, por lo tanto, cuando mira por el retrovisor, espera encontrar otro coche. Cómo cuando miramos por el espejo retrovisor sólo pensamos en los turismo, no “buscamos” la moto y por tanto no la vemos. Según el informe de julio de 2007 de INTRAS para Línea Directa, se estima que casi un tercio de los accidentes en los que están involucradas motos y vehículos de cuatro ruedas, la motocicleta no es vista por el otro conductor.
Debemos acostumbrarnos a mirar siempre dos veces antes de cambiar de carril o hacer una maniobra.
Es fundamental indicar cualquier maniobra al circular.
Girar de forma inesperada en una calle o al encontrar aparcamiento puede sorprender a un motorista y acabar en un fatal accidente. Los automovilistas deben pensar que además de un turismo puede aparecer una moto cuando cambian de carril o cuando giran y los motoristas, no deben olvidar que, además de ser menos visibles, son más frágiles. Este especial cuidado se debe tener también al abrir la puerta del coche.
Las motos y los coches son muy distintos y debemos tener en cuenta las diferencias.

El poder de aceleración de una moto es mucho mayor que el de un turismo. Una moto tarda mucho menos que un coche en ponerse a nuestro lado. Si vas en coche y quieres tener tiempo de reaccionar, no te confíes con la distancia.

Quienes se arriesgan saltándose un cruce con el semáforo en ámbar es porque cuentan con el tiempo que los otros coches tardarán en arrancar pero, con las motos, este calculo falla siempre.

¿POR QUÉ CADA VEZ HAY MÁS ACCIDENTES DE MOTOS?
Según un informe de la Unión Europea, el riesgo de matarse en un accidente de tráfico en moto es diecisiete veces superior al de matarse en un turismo. Pero es más, mientras que las cifras de accidentes de automóviles están descendiendo, 69 muertos menos en marzo de 2008 frente a marzo del 2007, la siniestralidad de las motos ha crecido dramáticamente en los últimos años. La alarma se disparó durante el pasado verano: los muertos en motocicleta aumentaron un 53%.
Conducir una motocicleta es una de las formas más atractivas de desplazarse con un vehículo a motor. El motorista vive los momentos de una forma más intensa, la naturaleza, el clima, la carretera… algo que es difícil de entender para aquellos que nunca han llevado una moto. El hecho de poseer un permiso de conducir no es suficiente para ser un experto conductor. Llevar bien una moto es, probablemente, más difícil que conducir bien un coche, porque son muchos los factores que afectan y porque lo hacen de forma mucho más directa: el estado de la moto, el de la carretera, incluso el estado de ánimo.
En carretera, los accidentes de motoristas se deben a una salida de la vía por conducir a la velocidad inadecuada o por tomar de forma inadecuada una curva. Muchas veces no se sabe bien a que responden: un desajuste de neumático, una distracción, un ligero fallo de calculo…. ir sólo sobre dos ruedas multiplica siempre los riesgos.
En el escenario urbano la tipología de los accidentes se concentra en los giros, los cruces, los cambios de carril, los semáforos y las aperturas de puertas y en más de la mitad de estos accidentes el culpable es otro vehículo.

EL PLAN ESTRATÉGICO DE SEGURIDAD VIAL PARA MOTOCICLETAS Y CICLOMOTORES
Con el objeto de reducir la siniestralidad el Gobierno ha elaborado, con la participación activa de los principales actores del sector (fabricantes, distribuidores, aseguradoras, administraciones locales y asociaciones de usuarios), el Plan Estratégico para la Seguridad Vial de Motocicletas y Ciclomotores: 36 medidas que se aplicarán en los próximos cuatro años y entre las que se encuentra la modificación de las pruebas de acceso a los permisos de conducción de vehículos de 4 ruedas para contribuir a que los conductores de estos se familiaricen y sensibilicen con el comportamiento y las prácticas de conducción de los motoristas.
Tal y como indica el Director General de Tráfico, durante la elaboración de este Plan se puso de manifiesto que la formación siempre había estado volcada en el automóvil, como demostraba el propio nombre de autoescuela; que la motocicleta había sido considerada hasta ahora un vehículo marginal y que en materia de formación para el acceso a la conducción había que darle a las motocicletas la importancia que tienen y merecen.
En el Plan se advierte también que la industria del automóvil ha evolucionado, pasando de vender potencia a vender seguridad, mientras que la industria de la motocicleta está todavía en la potencia y no ha dado el salto que la sociedad demanda.

Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s