PREPARA TU MOTO PARA VIAJAR.

Tiempo ya que no escribía algo coherente acá. Ya se está pasando el verano en Chile y se nos viene por Europa, añoranzas de esos lares se me vienen a cada momento pero, el trabajo está acá, la persona que amo está acá… y por lo que veo… me quedaré acá.

En fin, preparemos la moto para viajar.

Revisar moto antes de viajar

REVISIONES

En la época de los viajes largos, todos esperamos que nuestra moto esté en el mejor de los estados. Una simple revisión que podemos hacer nosotros mismos nos puede ahorrar muchos problemas, y apenas nos ocupará unos minutos.

Con un manómetro y unos mínimos conocimientos, podemos dejar nuestra moto preparada para afrontar el más largos de los viajes. En el siguiente tema podrás saber como revisar los puntos más importantes de tu máquina antes de disfrutar de esas bien ganadas semanas de descanso… sin que se conviertan en una odisea por culpa de una tonta avería que te deje tirado en medio de la nada.
Básicamente, es los mismo que hay que mirar en un coche, pero teniendo en cuenta que prácticamente cualquier moto tiene una potencia específica mucho mayor que cualquier automóvil.

ACEITE

Te has fijado que un coche deportivo puede girar hasta 7.000 u 8.000 revoluciones por minuto. Es mucho, ¿verdad? Pues considera que una moto “tranquila” gira por encima de las 9 ó 10.000, y las más deportivas (entre las que están las mayoría de los modelos más vendidos, las 600 supersport) llegan hasta las 16.000.

Revisar y preparar viaje en motoEsto quiere decir que necesitan una lubricación muy precisa en zonas críticas. Además, con el calor veraniego, todos los propulsores se calientan más y trabajan a mayor temperatura, por lo que las holguras son también mayores. Así, es muy importante comprobar el nivel de aceite antes de iniciar en viaje largo, pues además los cárteres de las motos son menores que las de los coches (cuestión de espacio) y por tanto cabe menos aceite. Por tanto, si en un viaje largo se queman 500 cc de aceite esto sería una décima parte de 5 litros de un coche, pero la quinta de dos litros y medio de una moto.

Por otro lado, hay mucho modelos en el mercado que no tienes refrigeración líquida, por lo que aparte de la seguridad mecánica propiamente dicha está el factor refrigeración a través de pequeños radiadores de aceite.

No obstante, los gripajes que en los antiguos motores de dos tiempos era relativamente frecuentes, con los actuales de 4 apenas se conoce ningún problema.. a no ser de fallos garrafales del tipo “uy, ¿pero hay que echarle aceite? Pues no la he mirado nada desde hace cinco años”. La resistencia de un motor actual de moto es muy superior a los que te puedas imaginarAGUA

Pues la premisa es la misma que en al apartado anterior. En los motores con refrigeración líquida debes mirar el nivel antes de salir y comprobar de paso que el sistema o el radiador no tiene ninguna fuga, porque éste es el motivo más habitual de que no haya suficiente agua. Por ejemplo, un manguito puede estar flojo o una junta tórica un poco pasada.

Revisar y preparar viaje en motoNo obstante, es básicamente difícil que el nivel baje si no hay algún problema añadido porque el circuito es estanco. De vez en cuando lo que sí puedes hacer cada cierto tiempo (me refiero a años, o si tienes una de segunda mano) es desmontar el vaso de expansión y limpiarlo por dentro, porque con el tiempo se acumula suciedad.

Tampoco es mala idea revisar de vez en cuando el estado de las celdillas del radiador. Al estar situado en la parte delantera, justo detrás de la rueda (excepto casos muy excepcionales como las Benelli Tornado o las Honda VTR F), es muy susceptible de recibir pequeños impactos de pequeñas piedras, chinas,etc. Esto puede hacer que las finas celdillas que componen el sistema refrigerante se doblen un poco. Especialmente si hemos rodado por zonas en obras o con piedras sueltas, muchas celdas dobladas o con incluso algún pequeño objeto incrustada entre ellas puede hacer que el motor refrigere mucho menos de lo que debiese. Con un palillo, en un momento podemos enderezarlas de nuevo y, en veranos tan duros como este, el propulsor lo notará.AMORTIGUACIÓN

revisar_moto_antes_de_viajar_1940_11.jpg

Sin meternos en cuestiones muy técnicas, os diremos que, al contrario que los coches, gran parte de las horquillas y, sobre todo, los amortiguadores traseros de las motos se pueden regular. Lógicamente, podrás deducir que no es igual que montes tu sólo, que lo hagas con un pasajero y equipaje cargados detrás. Así, en este caso, te recomendamos que mires las instrucciones de la moto y aumentes la precarga de muelle (básicamente, endurecer el amortiguador para que se hunda menos con el peso extra) según te indique, si es que no sabes hacerlo.

Normalmente las herramientas traen una llave de media luna, que se encaja en una tuerca almenada que verás en la parte superior del amortiguador. Encajas la llave ahí y la giras hacia la derecha.

En algunos modelos esta precarga se puede hacer de forma remota por medio de un pomo, algo mucho más fácil y limpio. Entre estas están la BMW R1200GS y muchos otros modelos de la marca, o la Suzuki Strom. El último grito al respecto viene, de nuevo, de BMW, con un sistema electrónico de regulación preprogramada con un botón de selección en las piñas.

FRENOS
Las pastillas, que en un coche requieren meterte debajo o tener un foso para poder controlar el desgaste , en una moto es mucho más fácil. Simplemente, mirando por la parte inferior de las pinzas de freno, podrás ver el grosor del ferodo. Si es demasiado fino, cámbialas antes del viaje. Si vas a un sitio en que no puedas encontrar recambio puedes encontrarte sin frenos a mitad de las vacaciones, y destrozar el disco de freno o incluso los pistones de la pinza. Y, lo que es peor, no poder parar cuando lo necesites.

LUCES

revisar_moto_antes_de_viajar_1940_7.jpg

 revisar_moto_antes_de_viajar_1940_8.jpg

 Rápidamente se están imponiendo las ópticas por leds, por lo que posiblemente dentro de unos años este recuadro no sirva de gran cosa. Los leds tienen, como principales ventajas, que consumen, y se funden menos que las bombillas convencionales. Pero de momento, como todavía la mayoría de las que hay rodando tienen bombillas, comprueba que funcionan tanto la luz de estacionamiento como las largas y las cortas. No hay nada peor que caiga la noche y te des cuenta que no tienes luz. Por supuesto, también mira las traseras, que poder ser visto es tanto o más importante.

Normalmente las bombillas de moto se cambian desmontándolas desde dentro con casquillos de media vuelta, por lo que no requiere mayor explicación. Sólo has de tener el modelo adecuado para recambiar las que se ha fundido.

 CONCLUSIÓN
Como verás, comprobar el estado de tu moto no es nada difícil, y sus efecto para la seguridad son abrumadores, os lo puedo asegurar. Si acaso no te atreves a hacerlo tú mismo, o no tienes sitio (aunque apenas hace falta) siempre puedes ir a un taller donde no te cobrarán mucho por una revisión tan simple. Ahora, sólo te queda disfrutar.

Que seáis felices y tened buenas rutas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s