Verdades y mentiras.

Navidad en el mundo. Navidad en cada hogar, unos más otros menos, pero navidad…

Regalos que demuestran, amor. Otros… quizás, sólo el compromiso de algún favor otorgado. Son tantas las expresiones que se ven en esta fecha.

Mentiras y verdades, como reza el título… desilusiones podría haber sido? son tantas las cosas que se piensan y se anhelan.

Mis hijos me han llamado por teléfono cerca de medianoche, no estaba en casa, me ubicaron en mi móvil… ya me habían dicho que no vendrían, yo, tampoco iría. Solo conversamos unos minutos. Feliz navidad para ellos.

Temprano por la tarde me desocupé acá en el campo de mis labores, planifiqué y esperé una poca para irme a la ciudad. Planes: Pasar a ver a mi niña, saludar a algunos conocidos, irme a casa… cambiar de vestuario, regresar donde ella y salir juntos ya que era su cumpleaños y fiesta de pascua.

Algunos, por lo que me he fijado en los blogs personales, colocan y publican hasta sus más íntimos detalles de sus vidas. Yo no. Considero que los sentimientos son personales, íntimos, sólo se comparten con la pareja y se le dan a la persona que uno ama. (claro, cuando se ama de verdad, no como algunos/as que no saben ni para dónde va la micro). Con el amor no se juega.

Bueno… al final, todo al traste. Acá estoy sentado, frente al pc escribiendo esto, mirando anoche una luna fantástica y una cordillera negra por las sombras de la noche. Activé messenger, talk google… todas esas herramientas que tenemos de comunicación… mudas. El campo… una quietud, silencio, paz… soledad.

Amor… gran palabra… cuchita, para ti…

Salí a caminar una poca por las huertas, viveros… cámaras de frío… construcciones y plantaciones mudas, un cielo estrellado inmenso… mmm… tener tanto y para qué? esto no da la felicidad que se busca en la vida… satisfacciones… si, bastantes… pero yo ya no necesito nada material, creo tener lo que he querido tener. Me asaltó un recuerdo de mi madre que decía… “que solos quedan los muertos”… le temía a la muerte… pero en realidad mamá… si es que me escuchas… más solos y tristes, quedamos los vivos… acá estoy, cumpliendo con lo que me han encomendado… quizás, cagándome la vida solo… putas que me siento solo y chico.

A lo lejos… en la entrada veo algo, sombras que se proyectan por la luz… vaya, pensé… el portero. Caminé hacia allá y me encuentro que está él con su esposa he hija, una chiquita de seis años que me mira con carita asustada… bueno, todos me ven con cara de susto. Les saludé, tranquilizé a la chiquita y a la señora del portero al igual que a él que no paraba de darme explicaciones sin pedírselas. Sé que soy exigente en el trabajo y con todo, quizás… deba cambiar una poca… pero anoche… era especial.

Finalmente mandé al tipo con su familia a casa, no se necesitaba ahí ya que, qué podía pasar esa noche? nada. Me regresé a mi oficina… 1,12 a.m. y pulsé un botón de la pared… es de la alarma. Galope de caballos… carreras… 8 nocheros. “Señores, buenas noches, no pasa nada, tranquilidad no más. Ahora, todos pasan a la bodega, me dejan sus armas y se me van a sus casa a pasar la navidad con su gente, no quiero ver a nadie acá en 3 minutos, así que ya, se fueron.” Reticentes, extrañados… como quien dice… qué le pasará al jutre este? jajaja… “Ya señores, tranquilos, que está todo bien… solo deseo que pasen una feliz navidad con sus familias, y en familia, sólo eso… el miércoles, temprano acá, todos. Que pasen una feliz navidad y buenas noches”. Vislumbré algunas sonrisas y luego un gracias patrón… al menos que ellos, le pasen bien.

Y acá estoy… nuevamente con ella, la otra, la que no se queja, la que acata… la que quizás siempre me entiende… la que me acompaña por años… ella… soledad. Pensándolo bien… ya son 5 años… desde el 2002 a la fecha… osea, ni tanto pero de las 3 personas que conocí antes… poco o nada duraron conmigo… puchas que pasa rápido el tiempo. Bueno… dicen que somos animales de costumbres… será po.

Escribo un mail… a ella. Pasaría la noche donde unos tíos, (…), sé que no aparecerá. Me cansó el estar tras la pantalla… vibra el celular y emite un sonido corto… mensaje… prometo que me alegré, pensé en ella… pero no… un amigo solamente, feliz navidad me deseaba… le contesté lo mismo, misma vía… buena deferencia de su parte.

La noche en estas circunstancias se hacen largas… como a las 2,16 apago todo… de repente me fijo en una caja que no había visto… Western Union… desde España, ya imagino lo que es… la abro y conformo mis sospechas… si, del club de vinos y catadores de etcétera… son 12 botellas diferentes como todos los años… ahí queda… pero… por qué no?… veo con calma sus etiquetas, escojo uno… mm… no tengo descorchador… bajo a la cocina a por uno… nada… dónde cresta?… núnca me meto a urgar en los cajones acá… está ordenado, limpio, como corresponde. Bien. Finalmente doy con lo que busco y un pup! abierta la botella, me regreso a mi oficina con ella abierta, trato de no moverle mucho y descorchada para que tome aire.

Veamos… se trata de un Oloroso, etiqueta roja con oro o dorado (como quieran decirle, da lo mismo), les adjunto una fotillo que busqué en la net para que le vean.

olorosoabuelo.jpg

Este vino, a su cata tiene un color oro oscuro, con un sabor… seco, armónico y persistente… un aroma… equilibrado y muy aromático. Un grado alcohólico de 17º, aceptable y suave… con un tiempo de crianza de 7 años. Les diré que estos vinos olorosos de España son envejecidos en contacto directo con el aire, lo que se llama “envejecimiento aeróbico”, siguiendo un proceso físico-químico que previene el crecimiento de los típicos “velos” de los vinos finos.

Estos vinos son secos, de color ámbar oro a caoba, con aroma muy acusado como le indica el nombre, tiene mucho cuero (nuez), estos vinos olorosos se sirven siempre a temperatura ambiente.

Degusté media copa de vino como describo antes… abuelo pepe y oloroso robles selección… que buen vino!! el miércoles la cocinera sabrá dar buena cuenta de el. Ojo, vino descorchado, vino tomado. Yo solo degusto una media copa para probar.

Bueno… así pasé la noche de pascuas… el día de navidad está nublado… espero a que pasaran todos una feliz fiesta y se entretuvieran de lo lindo… siempre hay otras prioridades más importantes no? Yo, como dije antes y sin resentimientos ni nada… acá me quedaré, cuidando el patrimonio de la familia… ya me acostumbré a esto. Soledad… vamos?

Ah… y las mentiras… quizás decir que soy feliz?

Feliz navidad.

Que sean felices.

Una respuesta a “Verdades y mentiras.

  1. Me da una pena horrible haber tenido que dejarlo solito mi niño.

    No quiero más juntas con la sole, ¿leyó bien?

    Pero fue lindo lo que hiciste con los trabajadores, muy noble.

    Besitus.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s